TOP

Diferencias educativas

La prestigiosa revista The New Yorker contrató a Amelia Lester, de tan sólo 26 años, como su nueva directora editorial. Se trata de una joven australiana que fue educada en Harvard. Lo que más resalta de esa noticia es, sin dudas, su edad.
El domingo pasado, junto a un grupo muy especial de emprendedores del rubro tecnológico -con café con leche y medialunas de por medio, en el bar del Museo Arqueológico de Alta Montaña- tuve oportunidad de conocer a Michael Dale, un ingeniero de software de 28 años, con experiencias muy interesantes en la Fundación Wikimedia y el proyecto Metavid, relacionado con el Congreso de los Estados Unidos. De nuevo, llama la atención su edad.
Una gran diferencia entre estas dos personas y muchos jóvenes que estudian y trabajan en Argentina es el sistema educativo. Mientras que en países desarrollados las carreras con excelente prestigio académico no implican necesariamente una gran cantidad de años de cursado, es normal ver en nuestro país carreras donde los alumnos deben dedicar hasta ocho años de sus vidas para poder terminar. Y no son pocas las veces que se debe a estructuras arcaicas, en donde se prioriza la cantidad de alumnos que deben aprobar por encima del verdadero conocimiento de los estudiantes.
A eso podría sumarse la falta de educación para el emprendedorismo, la falta de incentivos para iniciar proyectos propios, y la escasez de información sobre becas que podrían completar un panorama educativo mucho más rico.
Sí, es verdad que con internet la información está disponible y sólo hace falta buscarla. El problema es que, aunque parezca increíble, todavía existe una gran porción de nuestra sociedad que no tiene acceso a internet. Y si se aprueba el llamado "impuestazo tecnológico", a muchos les costará también acceder a su primera computadora. El resultado será que la brecha digital será más grande, y la brecha educativa también.


(Publicado hoy en la columna "Vida cotidiana" de la edición impresa de El Tribuno de Salta)

1 comentarios:

  1. El problema aqui primero es la sociedad: Los mejores trabajos son para unos pocos en una sociedad preindustrial como la salteña. Solo acceden los que pertenecen a un círculo. Ejemplo: el Poder Judicial es de los cholos, como sabemos los locales. Por otra parte, a los puestos importantes del gobierno se accede por relaciones y no por la capacidad de cada uno. Muchos de los que mandan los hijos al Bachillerato Humanista, la Escuela Parroquial de La Merced o al Colegio Santa María, tienen como razon principal que los hijos se relaciones bien desde chicos para tener un buen pasar en el futuro. Tenes que ser de tal o cual partido, o tenes que ser amigo ¨de¨. Para poder hacer un negocio o emprender algo (desde abrir un kiosco para arriba) tenes que pagar coimas. Otro tema es la persecusión, en las universidades locales, sea la UNSa. o la Católica, tenes que pensar de una determinada manera y llevarte bien con los que tienen el Poder para llegar a algo, o tenes que formar parte de un círculo, sino estas ¨out¨ por mas que tengas un doctorado en Harvard. Asi las cosas en la Unsa., universidad donde se cubren los cargos de profesor por estricto ¨concurso¨ desde 1984, no existen evidencias que el nivel académico haya mejorado por eso. Aqui las universidades no son son confiables. Para tener credibilidad tenes que tener un postgrado en una universidad extranjera de USA o Europa. En sintesis: no existe ninguna garantía de tener trabajo por el hecho de haber ido a la universidad. Ademas, el conocimiento esta desvalorizado por una sociedad donde es mas importante ser hijo de...o amigo de... que lo que uno tiene en la cabeza. Los profesores universitarios de USA escriben libros que son leidos en todo el mundo. Los profesores de Salta escriben en el diario local o en congresos donde la mayoría de las veces se publica un resumen que solo leen los que fueron al evento y algun que otro curioso. En las universidades de USA se escuchan la ideas nuevas, se debaten, se critican y si es buena la apoyan trabajando en equipo. Aqui el tipo con ideas es considerado una amenaza por el mediocre que esta en el cargo político ganado por acomodo, pero que tiene el poder de decidir. Por otra parte recordemos, que en USA el sistema educativo premia el esfuerzo y el talento. Es sumamente selectivo y eso se alienta desde la primaria. El tipo que alcanzó una maestría a los 23 años es alguien que paso por muchos filtros sobre la base de mérito, es seguro de si mismo y esta formado para tomar decisiones. Es un tipo que dedicó el 100 % de su tiempo a estudiar, y si era bueno era becado para dedicarse exclusivamente al estudio. Cuando visité el Centro Espacial Kennedy y vi el Apolo 11 en toda su imponencia, me cayo la ficha de que esa sociedad avanza porque la cabeza les funciona de otra manera. Roberto Romero no necesitó ir a la universidad para ser rico, mientras Juan Carlos Romero inició su carrera política como Presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado de la Nación en una banca a la que accedió a través del padre. Juan Manuel Urtubey es un abogado recien recibido sin ninguna trayectoria, pero accedió a iniciarse como diputado, por ser hijo de una familia tradicional con plata, mientras Andres Zottos no necesitó un título para llegar a la vicegobernacion, sino habilidad para rosquear. Conclusión: la educación, el mérito y el esfuerzo es para los giles!!! Por cada científico activo en el país hay cuatro en del exterior y se siguen yendo. Dr. Francisco Barbarán

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...