TOP

¿Ciudadanos del mundo?

La denominación “ciudadano del mundo” puede ser usada para catalogar a personas que de alguna manera trascienden la división geopolítica inherente a las ciudadanías nacionales de diferentes estados. Vivimos en un mundo globalizado, donde la velocidad de la información es vertiginosa. Y vivimos en un país cuya infraestructura para medios de transporte físicos deja mucho que desear.
La desmantelación del sistema ferroviario y un repetitivo e ineficiente centralismo que sigue caracterizando a la mayoría de las rutas (aéreas o terrestres) del territorio argentino, hace pensar en la cantidad de oportunidades que estamos perdiendo quienes vivimos en el interior. Son oportunidades de acceso a distintos negocios, a educación, a transacciones, a contactos y, por supuesto, también a determinada información.
Basta con mirar hacia atrás en el tiempo. En los años noventa existían varias líneas aéreas que volaban desde y hacia Salta. Algunas de ellas ni siquiera tenía su sede de operaciones en Buenos Aires. Ello permitía que uno tuviera más de una alternativa para viajar desde Salta a otros puntos del país. Pero hoy, esto no sucede. ¿Hemos involucionado en los últimos diez años? Y ahora vemos otro agravante: una gran concentración de empresas de transporte terrestre de larga distancia, por lo que hay menos competencia. Así, se suceden situaciones incoherentes. ¿Cómo puede ser que un pasaje terrestre desde Salta a Mendoza cueste casi lo mismo que un pasaje aéreo hacia Buenos Aires? Los ciudadanos del interior tenemos que depender de pasajes aéreos que -aún con promociones- se encarecen porque, con la falta de competencia, muchas veces debemos pasar primero por la Capital Federal antes de ir a otro destino.
Es difícil ser un “ciudadano del mundo” cuando no podemos ser ni siquiera verdaderos “ciudadanos de la Argentina”.

(Publicado hoy en la columna "Vida cotidiana", en El Tribuno de Salta)

1 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...